Motivaciones de una voluntaria

“La paz no es solamente la ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo en paz” (Rigoberta Menchú).

Poder acompañar a cada uno de los chicos que forman parte de esta gran familia es un regalo. Cuando empecé en esta aventura, iba con la única idea de ayudarlos en lo posible, nunca esperé nada a cambio, y sin embargo

Te das cuenta que son ellos quienes nos están aportando más cosas de las que posiblemente nosotras/os podamos llegar a ofrecerles.

Me genera mucha rabia, tristeza e impotencia, ser testigo de cómo estos chicos (niños y adolescentes), que traen consigo “mochilas” a sus espaldas que ninguna/o de nosotras/os somos capaces ni de imaginar, se encuentran muchas veces con odio, violencia, discriminación, rechazo… siendo señalados en base al desconocimiento, los prejuicios y la falta de empatía. Y personalmente siento la necesidad absoluta de mostrarles mi apoyo, hacerles sentir que son bienvenidos, que también tienen su lugar aquí y en definitiva, que el Amor es mucho más fuerte que todo ese odio, que al final es solo ruido.  Estoy tremendamente agradecida por haberme encontrado en el camino a todas las personas que forman Somos Acogida, que son la clara imagen de todo ese amor, tan necesario y que tanto merecen todos y cada uno de esto chicos maravillosos.

Tamara – Voluntaria